Seguro que esto te ha ocurrido alguna vez: ir de compras, probarte unos pantalones de una talla determinada en una tienda. Y acto seguido, ir a otra tienda, probarte otros pantalones y necesitar una talla más, o incluso una menos. Esto es porque en España se manipulan las tallas en la mayoría de las tiendas, y os vamos a explicar por qué.

Te ha pasado alguna vez, ¿verdad?

Tranquila, no estás loca. Ni te sobran kilos de más, ni kilos de menos. El problema no lo tienes tú, aunque nos quieran hacer creer que sí.

Muchas grandes cadenas de ropa llevan a cabo una agresiva manipulación de tallas, aunque no todas tienen el mismo objetivo común. Te lo explicamos. Mientras que en tiendas como Zara, una talla 38 en 2012 se ha convertido en una 40 en 2016; en Estados Unidos es al contrario: una XL se convierte, fácilmente, en una talla M. ¿Lo peor de todo? Que esta tendencia estadounidense también ha llegado a España.

¿Y por qué ocurre todo esto? Es sencillo: manipulación psicológica. Algunas tiendas o marcas hacen los tallajes más grandes para hacerte sentir más delgadas y motivadas para seguir comprando. Una persona feliz, compra más. Y, lamentablemente, está muy extendida la idea de que cuanto más delgada estás, más feliz puedes ser.

Otras tiendas, como en España, te empujan a cumplir con un ideal de belleza irreal. Sin ir mucho más lejos, según una investigación realizada por El Confidencial, la talla de mujer más vendida en nuestro país es la talla 44; sin embargo, la talla media “real” que llevarían la mayoría de españolas es la talla 42. Esto nos deja con que más del 50% de la población tenga problemas para encontrar ropa que se adapte a su cuerpo, dejándonos claro que este sistema actual no funciona.

Esto se agrava aún más para mujeres curvys como nosotras. Comprar tallas grandes en tiendas físicas se convierte, muchas veces, en todo una odisea. Por ello, cada vez es más frecuente comprar ropa de tallas grandes a través de internet: más sencillo, más variedad, aunque el riesgo es el mismo: ¿me quedará bien esta talla?

El problema actual es que no hay una concepción real del cuerpo de la mujer. No solo nos pasa a nosotras, también hay mujeres famosas, como Sofía Vergara, que han reconocido tener problemas para encontrar una talla de sujetador que le quede bien o que las tiendas lo fabriquen.

Cada mujer es un mundo y es importante que el tallaje se respete siempre, para comprar con comodidad a través de internet y huir de ese miedo a comprar algo y no saber si nos va a quedar bien o mal, a pesar de que sea nuestra talla “habitual”. En definitiva: necesitamos tallas reales que se correspondan con la realidad y nos hagan sentir agusto con nosotras mismas, proporcionen comodidad y nos den la seguridad de que algo que nos hemos comprado nos quede bien, ya sea con un talla 38, una 40, una 52 o una 70.

¿La solución? Las tablas de tallas

En muchas series y películas, nos hacen creer que, cuando compras ropa a través de internet, el momento de mayor felicidad es cuando te llega el paquete con tu compra. Pero no. Ese momento perfecto es cuando te pruebas lo que has pedido y ves que la talla que has pedido te queda perfecta.

La mejor solución es apostar por tiendas que no engañen al cliente. ¿El secreto para acertar al 100%? Fijarte si esa tienda online ofrece una tabla de tallas. Una tabla de tallas te indica las medidas en centímetros para pecho, cintura y cadera de cada prenda. Esto te permitirá dar en el clavo a la hora de comprar y no llevarte sorpresas al recibir tu paquete.

Eso es algo que nosotras hacemos en Mabel Big&Beauty: damos una tabla de tallas con todas las medidas de pecho, cintura y cadera que corresponde a cada talla, con tallas desde la 40 a la 70. Queremos clientas satisfechas y que confíen en nosotros y en la calidad de nuestro producto. Al final, Mabel Big&Beauty está formado por mujeres como tú y sabemos cómo nos sentimos 🙂