Puede que no te hayas dado cuenta, pero en lo que se refiere a sentirse bien con una misma, elegir cada día la ropa interior adecuada es tan importante como elegir el maquillaje o el vestido correcto.

Y es que, pese a su gran poder para elevar nuestra autoestima, muy pocas mujeres damos la importancia que se merece a la ropa interior. Ya es hora de que te olvides de esas braguitas de algodón de Snoopy y ese sujetador con algún que otro remiendo. Comienza a mirar tu cajón de ropa interior como ese lugar mágico del que sacar un poco de motivación extra para tu día a día.

La importancia de la ropa interior para sentirse bien.

 Si la lencería ha pasado a formar parte de la categoría “ropa” es por algo. No caigas en la creencia de que la ropa interior sexy es incómoda, difícil de llevar y no está hecha para todo el mundo. Hoy en día, el mercado está lleno de opciones para todos los gustos y tallas, y encontrar corsetería bonita y confortable nunca ha sido tan fácil.

Elsa Pataky, famosa por ser una de las actrices españolas más atractivas y seguras de sí mismas, defiende la importancia de llevar ropa interior que haga que nos sintamos a gusto en nuestra piel: “Lo mejor es cuando estás con un pijama cómodo, luego te lo quitas y tienes debajo un estupendo conjunto. Eres niña y mujer a la vez”. Como ves, llevar puesto un pijama no está reñido con sentirte guapa y atractiva, la importancia siempre está en los detalles, en lo que llevas y experimentas por dentro.

 ¿Ya te has decidido a cubrir tus curvas de la forma que se merecen?, en ese caso desde Mabel Íntima te vamos a dar una serie de tips para que te sea mucho más fácil comenzar a vestirte bien desde dentro.

 Lo que nunca debes hacer

Si lo que quieres es sentirte guapa y sexy, hay una serie de reglas que deberás seguir a pies juntillas, ¡y nada de caer en las viejas costumbres!

  • Olvida la ropa interior infantil. Que te sientas joven y divertida es genial pero, en lo que a ropa interior se refiere, es mejor dejar de lado los personajes de dibujos animados, el algodón de colores estridentes y cualquier otra cosa que pudiera llevar una niña de 10 años.
  • El color carne, solo cuando sea necesario. Sí, hay veces que un sujetador o una braguita color carne son totalmente necesarias, sobre todo cuando llevamos prendas algo transparentes. De todas formas, limita este color solo a los momentos necesarios.
  • Di no a las bragas altas, anchas y de algodón. Puede que se lleven las braguitas de tiro alto, pero si optas por esta prenda deberás saber elegir bien primero. Al escoger ropa interior de tiro alto, procura que lleve algún tipo de encaje, transparencia, o que sea de un color sexy y bonito. De otra forma, una prenda que cubre tanta piel sin ser estrictamente necesario, nunca te hará sentir fabulosa.
  • Las prendas viejas y rotas son tu peor enemigo. Puede que ese sujetador sea el más cómodo del mundo pero, ¿de qué sirve tanta comodidad si no te hace sentir bien? Cambia las prendas viejas por otras nuevas, bonitas y cómodas, ¡no es tan difícil!
  • Ni pequeño, ni grande: de tu talla. Quizás tengas un conjunto precioso, de encaje o de un color bonito, pero si no es de tu talla mejor apaga y vámonos. Todas sabemos que no hay nada peor que tener que ir por ahí sacando la braguita de los cachetes, o colocando constantemente el tirante o la copa del sujetador. Tu ropa interior debe ser de tu talla. Ni más, ni menos.

 Qué hacer para que tu ropa interior te haga sentir bien.

 De acuerdo, ahora que ya sabes lo que no debes hacer, toca aprender qué hacer y llevar para sentirte como una verdadera Diosa del Olimpo.

  • Apuesta por los conjuntos. Ir conjuntada es realmente importante. La próxima vez que te vayas de compras no te lleves prendas íntimas por separado, intenta comprar conjuntos. Por el momento, en el caso de que no cuentes con conjuntos en tu armario, procura que la braguita y el sujetador que elijas sean del mismo color y estilo.
  • Encajes, tul, terciopelo… ¡la tela importa! Sal del confort del algodón y experimenta nuevas sensaciones. Por ejemplo, el terciopelo es un material perfecto, suave y cómodo para los meses de otoño/invierno. Y para cuando llegue el calor, prueba con el tul y el encaje ¡nunca dejes de jugar!
  • No te olvides del color. ¿Qué es eso de ir siempre de un mismo color? las mujeres somos seres maravillosos que cambiamos y evolucionamos cada día así que, ¿por qué ir siempre igual? Apuesta por comprar lencería roja, azul, verde, e ¡incluso amarilla! En verano, cuando estés un poco morena, los colores vivos te harán sentir genial.
  • ¿Todavía no tienes un body? los bodies son súper sexys ¡y además cómodos! aunque a veces puede resultar difícil encontrar la talla perfecta (tiene que quedar bien tanto de pecho como de cuerpo), si das con uno de tu talla ¡estarás encantada y muy cómoda! recuerda esto la próxima vez que vayas de compras.
  • ¡Diviértete! Brasier, bralette, balconet, brasileña, boyshort, hilo… ¡hay miles de opciones!, llevar siempre el mismo tipo de prenda es aburrido y monótono. Diviértete probando nuevas formas.

 Ahora ya sabes lo que tienes que hacer para sentirte un poco mejor cada día, ¡no lo olvides! Comienza ya a vestirte desde dentro y diviértete. Y recuerda, cuando tú te sientes bien, los demás te ven bien.