El mundo está cambiando a pasos agigantados y cada vez hay menos cosas de las que nos podamos fiar. En el pasado nos podíamos guiar por la llegada del frío y la caída de las hojas de los árboles o la recogida de la uva como inicio de la temporada otoñal a nuestras vidas. Hoy en día ya no podemos confiar en los plazos tradicionales para saber cuando cambiar nuestro armario, así que tenemos que estar preparadas para lo inesperado. Y eso pasa por comenzar a investigar las nuevas tendencias para este otoño-invierno que vamos a ver en todas las tiendas de moda y que coronarán nuestro vestidor.

También podemos evitar cualquier tentación y subsistir a base de fondo de armario y de combinaciones con la que nos sintamos cómodas. Pero, siempre es mejor aprovecharse de las características específicas para conseguir piezas que pueden llegar a convertirse en imprescindibles y que difícilmente serán fácilmente accesibles en el futuro. Siempre es bueno conocer las novedades que nos brinda el mercado y adaptarlas a nuestro estilo personal.

La tendencia está en los colores

Aunque en cada nueva temporada nos centramos casi exclusivamente en los atrevidos outfits, las extravagancias, las vueltas a lo clásico y los novedosos diseños, lo cierto es que seguramente deberíamos centrar nuestra atención en lo verdaderamente importante: los colores que dominarán el mercado. Sí, los colores, porque estos sí que los veremos en las tiendas más conocidas y en nuestras prendas de referencia, inundando con una nueva paleta de colores nuestras vidas.

Cómo siempre, hay tendencias para cada persona, desde las más atrevidas hasta las más clásicas, y hay infinidad de maneras de integrar estos nuevos colores a nuestras prendas. En algunas ocasiones será con accesorios monocromo, y en otras con alguna variedad de los mismos con infinidad de posibilidades.

Hablando directamente de las tendencias que nos esperan, veremos una paleta de colores que van desde lo más tradicional a lo más novedoso. Predominará el color borgoña en diferentes tonalidades, fácil de combinar y con un estilo más sobrio y elegante. Además también podremos percibir que vuelven los tonos rojos pero más centrados en su fuerza y viveza. Un rojo intenso que nos hará destacar y que amplía su incidencia desde los looks de verano hasta tiempos más fríos.

A medio camino entre la sencillez y la extravagancia nos sorprenderá la aparición de un color naranja pálido que se aleja del flúor que vimos las pasadas temporadas. Un color que no es favorecedor para todas las fisonomías pero que puede hacernos destacar excelsamente.

En el espectro de la extravagancia nos conquistarán colores muy vivos como el violeta y el amarillo de tonalidad más fuerte, opciones que seguramente no imaginemos hasta que alguna prenda nos conquiste y obtenga el puesto en nuestro ropero.

De las pasarelas a casa

Evidentemente, todas estas propuestas se han mostrado en las mejores pasarelas del mundo pero no llegarán de la misma forma a nuestras tiendas de referencia. Aún así, podremos observar que los nuevos catálogos introducen estos nuevos colores y los integran en sus prendas más demandadas. Seguro que podremos verlo, por ejemplo, en el nuevo catálogo de Mabel Íntima, principalmente en su selección de camisones, pijamas y batas, que demuestran que no necesariamente es incompatible poseer una prenda del día a día que cumpla con las tendencias de la moda actual.

Sea como sea, nunca tenemos que olvidar que las tendencias de este Otoño-Invierno 2018 no pueden marcar en exclusiva nuestro outfit y que, mediante el conocimiento de las prendas que nos favorecen o con las que nos sentimos más cómodas, seguro que elegiremos con sabiduría la compra de nuestro nuevo vestuario de otoño, llueva o no.